Catemaco, Veracruz: El misticismo de un pueblo

San Miguel de Allende: Centro de Arte y Cultura Colonial
junio 22, 2017
La ruta de los Conventos en Yucatán: Legado de nuestro milenario pasado
junio 23, 2017
Hablar de Catemaco es hablar de magia, de misticismo de un bello escenario natural de nuestro país, de naturaleza viva, de sus milagrosas plantas curativas, de una ganada fama como sede de brujos, de la conjunción del bien y el mal, de lo sacro y lo profano, un sitio que hace una mezcla de creencias, costumbres y tradiciones.
Para muchos, este lugar representa el alivio a sus quejas y la solución a sus problemas; para otros, no pasa de ser un imán para la charlatanería. Lo cierto es que si hay algo que atrae a miles de turistas a Catemaco, es la energía que se siente en este lugar, independientemente de lo que uno busque.
La fama ritualista de Catemaco se basa en el culto a dioses olmecas, popolucas y náhuatls, de un arraigo de creencias multitudinarias en la brujería, en el misticismo, lo cual contrasta con su gran fervor a la Virgen del Carmen, como muestra de fuente de poderío religioso.
Pero la magia de Catemaco no termina ahí, ya que este maravilloso lugar nos ofrece increíbles paisajes, majestuosas regiones de manglar y selva, ríos, lagunas y montañas, todo esto se une al calor de su gente, que cautiva a quien visita este bello destino veracruzano.
Desde cualquier parte del mundo, los turistas que llegan a Catemaco son recibidos por la calidez de su gente, teniendo como marco la naturaleza viva del estado, lo cual hace más emocionante la estancia de sus visitantes.
Catemaco es un lugar sin igual, con un gran colorido, poseedor de un arte importante del pasado indígena de México. Catemaco, a quien el ilustre Barón de Humboldt, sabio naturalista alemán, bautizó como “La Suiza Veracruzana” cautivado por la belleza de su lago rodeado de hermosas cascadas y verdes montañas. El lago de Catemaco tiene 14 Km. de largo, 9 Km. de ancho y una profundidad de 20 brasas.
El recorrido en lancha que se ofrece en los embarcaderos a lo largo del malecón es una experiencia de gran belleza escenográfica. Este recorrido abarca varios puntos, por ejemplo el paso por la Cueva del Legal, donde la leyenda cuenta que al pescador Juan Catemaxca se le apareció la Virgen del Carmen de Catemaco, y es donde en tiempos ancestrales se rendía culto a deidades femeninas.
El centro de la ciudad de Catemaco ofrece al visitante el cálido recibimiento de su gente, sus comercios, monumentos, parques y mucho más.
Catemaco te ofrece sin duda una gran opción para darte una escapada de tu lugar de origen para visitar este maravilloso lugar, el cual te sorprenderá por su belleza y encanto mágicos.